Saltar al contenido

La Tomatina, uno de los festivales más conocidos

La Tomatina atrae cada año a gente de diversas partes del mundo, siendo considerado como uno de los festivales más conocidos a nivel internacional. El motivo de su éxito reside en su singularidad, dado que en este evento los participantes se tiran tomates los unos a los otros, una práctica que llama mucho la atención.

La tomatina tiene lugar el último miércoles del mes de agosto, dentro de la semana de fiestas de Buñol, coincidiendo con la fiesta del santo patrón de la ciudad. Y en ella un total de seis camiones cargados con casi 150 toneladas de tomate, que proceden de Xilxes (Castellón), donde son menos costosos y se cultivan específicamente para estas fiestas, ya que su sabor no resulta apropiado para el consumo, distribuyen las armas de esta batalla que se libra en el centro histórico del municipio y que dura alrededor de una hora tiñendo las calles de la localidad de rojo.

Eso sí, se recomienda que los participantes usen gafas protectoras y guantes. Asimismo, tienen que cumplir con una serie de normas como aplastar antes los tomates para que no dañen a nadie.

El origen de esta fiesta se remonta al año1945, cuando la plaza de la ciudad se encontraba repleta de jóvenes que esperaban para ver la fiesta tradicional de “Gigantes y Cabezudos”. En un momento determinado, algunos jóvenes decidieron unirse a la comitiva del desfile porque querían participar, algo con lo que no estaba de acuerdo parte de la comitiva por lo que empezó una disputa.  De casualidad, allí había un puesto de verduras con cajas abiertas de tomates, que los jóvenes cogieron para tirárselos a los enemigos, respondiendo éstos del mismo modo.

En los años posteriores, el suceso se repitió, aunque esta vez los manifestantes ya llevaban los tomates desde sus casas, de modo que acabó convirtiéndose en una fiesta anual en la localidad. De hecho, en el año1980 el Ayuntamiento tomó la responsabilidad de organizar la fiesta y hace poco limitó el acceso a través de entradas para controlar el número de personas que participan en ella.

Aunque pueda parecer algo sucio lo cierto es que, gracias a las propiedades desinfectantes que posee la acidez del tomate, las calles quedan sumamente limpias después de la celebración de este evento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *