Saltar al contenido

Un show de magia para cualquier tipo de festival

Los festivales de este verano han sido multitudinarios. Se puede decir que hasta han recuperado el esplendor de viejos tiempos. Una de las claves de su éxito ha sido la introducción de un mago para eventos, lo cual ha funcionado muy bien como entretenimiento del público en los entretiempos.

Algo que siempre se critica de los festivales es la espera. Uno trata de llegar temprano para ocupar una buena posición pero eso implica estar mucho tiempo esperando a que empiece el espectáculo. Pero la solución estaba a la vista y no la habían encontrado. Resulta que los magos son un entretenimiento fascinante para ese público que ha llegado temprano y no le queda otro remedio que esperar.

El gremio de la magia ha logrado más cosas en los últimos 5 años que en todo el final del siglo XX. Por supuesto que han tenido que organizarse y superarse muy bien. Estamos hablando de la magia más exquisita y de más alto nivel. Estos magos están adaptados a lidiar con las audiencias más difíciles y en las peores condiciones. Lo mejor es que tienen un carisma tal que pueden hasta confundirse con comediantes. Y esto es un halago, porque cuando tenemos delante un mago esperamos que sea un maestro del espectáculo en todos los sentidos.